Paleogastronomía. Rescatar sabores que dábamos por desaparecidos.

 

Hace poco dedicamos una tarde a un taller de elaboración de mantequilla pasiega.
Como se hiciera tradicionalmente, dado el tiempo que llevaba recopilar la cantidad de nata necesaria tras varios ordeños, dejamos reposar la nata un par de días. Esta acción que antaño se hiciese en “cubíus”, “covíos” o “nataderos” permitía que la alta concentración de grasa de la nata adquiriera sabores más potentes y rancios y le dieran a la futura mantequilla los valores que tanto se apreciaran en el pasado.
El cubíu, que sirviera para alojar al fresco leche, natas y queso pasiego, ha desaparecido. El tiempo y paciencia que se dedicaban a la elaboración de mantequillas, parece haber desaparecido con él. La prisa nos ha hecho olvidar. Nuestro paladar se queda sin memoria… Hasta el punto que lo que fuera artículo de lujo se ha estandarizado, ha pasado a tener sabor plano, nada cambiante, mediocre. Y olvidamos.

Pues bien, los asistentes al taller tuvieron la oportunidad de recordar aquellos sabores que muchos confesaron “no haber vuelto a probar desde la infancia” y, los más pequeños, descubrir por primera vez.
También vivieron en primera persona el duro y cariñoso trabajo que hacer mantequillas significa. Alejados de desnatadoras y centrifugadoras gigantescas, pasamos la tarde “zurriendo la manteca” con nuestra rudimentaria “barata” y aprendieron otras técnicas centenarias para elaborar tan preciado producto.

 

 

 

 

 

 

 

Tras merendar como generales, todos nos pusimos manos a la obra a dar forma y decorar las mantequillas. Tradición muy propia de los pasiegos y que, mediante los dibujos trazados con una cuchara, solían constituir el sello personal de la casa en la que se elaborara.

 

 

 

 

 

 

 

Un auténtico planazo para una tarde de lluvia que repetiremos en Semana Santa 2013.

Si estás de turismo familiar por los Valles Pasiegos te lo recomendamos encarecidamente.

Y que non vos coman la tostá…

Share

Post Written By

No Comments

Leave a Comment